Constitución: Lo que dice, nos afecta

garantías constitucionales, justicia |

¿Por qué la Ley Emilia está frenándose en el Tribunal Constitucional?

Las víctimas y sus familias se han encontrado con diversos fallos adversos en el Tribunal Constitucional, ya que éste ha considerado que 1 año de prisión efectiva inicial “resulta desproporcionado e inequitativo con respecto a personas condenadas incluso por delitos de mayor gravedad”.

La “Ley Emilia”, vigente desde septiembre de 2014, eleva las penas sancionando con cárcel efectiva de al menos un año a quienes manejen en estado de ebriedad y generen lesiones gravísimas (daño neurológico, invalidez, inhabilidad permanente para trabajar o amputaciones) o la muerte en accidentes de tránsito.

Carolina Figueroa, presidenta de la Fundación Emilia, sostiene sobre el origen de la ley:

Lo que buscábamos como ciudadanos era acabar con la sensación de impunidad que vivían las familias de este tipo de delitos, que hasta ahora habían sido invisibilizados incluso semánticamente por los medios y las instituciones al hablar de “accidentes”.

Pensábamos, quizás ingenuamente, que un marco regulatorio aprobado por mayoría en el Congreso, tendría un aplicación eficaz dentro de los tribunales de nuestro país, pero que también el Ministerio Público se haría cargo de la protección de las víctimas en todas las instancias, incluida la presentación de traslados en el Tribunal Constitucional”

Sin embargo, ya a 3 años de su vigencia, las familias de las víctimas se han encontrado con diversos fallos adversos en el Tribunal Constitucional, ya que éste ha considerado que 1 año de prisión efectiva inicial “resulta desproporcionado e inequitativo respecto de personas condenadas incluso por delitos de mayor gravedad”.

Más específicamente el TC evoca el principio de la protección del derecho del imputado a regirse por la ley 18.216 y sus modificaciones del año 2013 (la ley que regula los beneficios carcelarios de los imputados, incluida la reinserción), modificaciones promulgadas en el Gobierno de Sebastián Piñera y ratificada durante el año 2014 por Michelle Bachelet y que solo establecería 35 delitos con prisión efectiva cometidos la primera vez.

Al respecto Figueroa agrega:

No estamos contra la reinserción, porque en una sociedad donde el sistema carcelario se encuentra en crisis y en que las condiciones de muchos de los recintos penales pueden graficarse como infrahumanas es comprensible este criterio. Pero la reinserción funciona con políticas públicas claras que la relacionen con trabajo comunitario, con fiscalización de las distintas medidas cautelares como el arresto domiciliario, la tobillera electrónica, etc.; con programas de atención de adicciones como drogas o alcohol, vale decir con múltiples acciones reparatorias y dirigidas a la sociedad.

Pero ¿qué pasa con las víctimas? Deben conformarse con la explicación de que el sistema esté en un momento crítico y por ende no pueden obtener una “Justicia Justa”.

Esta controversia sobre atribuciones del TC también ha provocado tensión entre el la Comisión de Constitución del Senado y el Tribunal Constitucional,  sumando, además de la Ley Emilia, la objeción de conciencia institucional por aborto en tres causales.

 

Fuentes: Cooperativa, La Tercera, Fundación Emilia, Gob.cl

 

Imagen por Orlando Contreras en Flickr

Comentarios

  • Yo no soy un delincuente, en provocado un accidente en estado de ebriedad para evitar un trajedia mayor impacte contra un árbol al perder el control del volante considerado que mi gran amigo hoy fallecido en este lamentable accidente tenia puesto su cinturón de seguridad fue proyectado por la venta latera y muerto en el lugar estoy siendo condenado por ley emilia, les pregunto a ustedes asumiendo mi irresponsabilidad y el dolor de perder un amigo por mi error como ayudó a su hija si siendo profesional no puedo generar recursos para ella ni mi familia que esta compuesta por mi hija de tres años y mujer dueña de casa, ustedes no creen que la pena de mi hija pequeña de no tener a su padre todos los días es tan penozo como el dolor de perder a un ser querido,siento en el alma este dolor y jamás se saldrá de ay saben por que ? Por que yo no soy delincuente tengo valores principios amor por el prójimo solo les deseo a todos los que leean esto jamás les pase que dios los bendiga siempre a todos quienes son buenos de verdad.

    • no eres un delincuente,eres un homicida,la pena que le causas a tu hija a tu familia no se la causa la ley el único que la causa eres TU, deberías a ver pensado todo el dolor que le causas a tu familia y amigos antes de manejar en estado de ebriedad, por lo cual existe dolo porque tu estas bebiendo alcohol en sano juicio, tu sabias a lo que te afrontabas al beber y ademas existen TAXIS para cuando uno bebe y desea llegar a salvo a su casa, otra cosa es la sociedad tengo 21 años y desde que tengo memoria se que hay diversas campañas para evitar este tipo de asesinatos,accidentes los cuales como ciudadanos tenemos respetar es algo que llevamos los seres humanos conscientes, como personas adultas sabemos lo que esta bien o lo que esta mal.

  • Es una tragedia que deslegitimen una ley porque la consideran muy dura en comparación a otras más graves. El problema acá es que los políticos caen en estos mismos delitos y para no salir tan perjudicados prefieren nivelar hacia abajo en vez de hacer las cosas como debieran. La solución es que si existen delitos más graves con menor pena pues ¡hay que aumentar la pena de aquellos delitos! La lógica nos dice que hay que cambiar lo más viejo para que se adapte a lo más nuevo y claramente las leyes con una menor pena deben ser actualizadas y no al revés.

  • Sí. Aunque la idea de la Ley Emilia se justifica plenamente, fue mal formulada por la falta de prolijidad de los parlamentarios que no atinaron a considerar la legislación vigente, como si no supieran que debe haber coherencia y consistencia en toda la legislatura que rige en el país. Si los parlamentarios no entienden cómo se concibe el ordenamiento jurídico, no están exentos de culpa, por cuanto se les otorga un importante monto mensual (pagado por todos los chilenos) para que se asesoren como corresponde a personas serias.

    La Ley Emilia, además de tener dificultades para “encajar” en el ordenamiento jurídico chileno, al ser especialmente dura. solo incentiva que los ebrios huyan del lugar en donde cometen atropellamientos. De hecho, tampoco ha habido una reducción significativa de muertos y heridos, como era de esperar. Parece que, además de ignorantes, nuestros parlamentarios son ingenuos (solo para algunas cosas, claro está).

  • Es irrisorio crear una ley para no aplicar sus sanciones escudándose en la aplicación de otra que sólo resguarda el «Derecho» del victimario. La Ley Emilia pone de manifiesto el reconocimiento de velar por el legítimo Derecho de las víctimas de este tipo de delitos ,para recibir ,aunque sea ,la tranquilidad de que esos delincuentes del volante no harán daño a nadie ,por un buen tiempo ,y ojalá nunca más.
    Me pregunto si ,el TC espera que las familias y víctimas se consuelen con la memoria y el dulce recuerdo de cómo eran sus seres queridos o imaginar lo que hubiesen podido ser o hacer. Esta es una gran Ley y no espero que se transforme en letra muerta.

  • Lamentables son los argumentos del Tribunal Constitucional y la institucionalidad chilena para excusarse de aplicar la ley Emilia, cuya apuesta no es ni ha sido llenar las cárceles o ejercer venganza contra quienes han cometido delitos viales, sino que alcanzar un minimo de justicia y por qué no decirlo disuadir a quienes aún no dimensionan lo que ocasionan al beber-drogarse y conducir. Ojala el TC entienda lo anterior y los gobiernos desarrollen políticas reales y no ocasionales en favor de la seguridad vial ( educación y prevención), en vez de concentrarse en hechar por tierra la justicia proporcionada por Ley Emilia

  • Me parece insólito que se resguarden en argumentos tan vagos como que las otras penas por delitos mas graves no son tan duras, ese problema es uno de los muchos por los que los delincuentes entran en puerta giratoria a la cárcel, porque las penas más graves, que deberían ser sancionadas mucho más duramente, no cumplen con estándares mínimos de justicia. Intentan hacer una ley buena, que de cierta forma alivie el dolor de las familias de no recibir justicia, y se defienden con otras leyes, las que están mal hechas, y porque esas están mal hechas y son mayoría, no dejan entrar en vigencia una ley buena, que piensa por fin en los afectados por el delito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe las noticias, columnas y novedades de c80. ¡Suscríbete a nuestro boletín!